16 nov. 2014

Matías el Pintor

Paul Hindemith
“Soy un artista y voy a servir a la humanidad sólo a través de mi arte”.
Mientras que Paul Hindemithautor de este pensamiento, creaba su ópera “Mathis der Maler” (Matías el Pintor), en su tierra de nacimiento, Alemania, las libertades personales y las artísticas se encontraban amenazadas. La Alemania nazi tildó, entre otras, su música como “degenerada” y a pesar de sus esfuerzos e incluso los del director Wilhem Furtwángler, que intercedió ante las autoridades por él, finalmente en 1938, Hindemith tuvo que exiliarse a Suiza.
La ópera fue iniciada en 1933. Posteriormente y dentro de ese mismo año, utilizando el material empleado en dicha ópera, Hindemith compondría una sinfonía que tituló con su mismo nombre y que es la obra que os presento a continuación. Su estreno se llevó a cabo el 12 de marzo de 1934, siendo interpretada por la Orquesta Filarmónica de Berlín bajo la batuta de Wilhelm Furtwángler.
Hindemith, eligió como personaje de esta obra, que representa el aislamiento del artista en general, a un pintor alemán del siglo XVI, Matthias Grünewald. Según las palabras del propio compositor, Grünewald encarna "los problemas, deseos y dudas que han ocupado las mentes de todos los artistas serios desde las épocas más remotas". "¿Para quién se crean las obras de arte? ¿Cuál es su propósito? ¿Cómo puede un artista hacerse comprender por su adversario?"
Por tanto, con este personaje, quiso dar voz a todos los artistas, de todos los tiempos, que han experimentado el conflicto entre el arte y la vida.

Mathis der Maler
1.- Engelkonzert. 2.- Grablegung. 3.- Versuchung des heiligen Antonius
Swedish Radio Symphony Orchestra.
Sergiu Celibidache, director. 

Cada movimiento de esta sinfonía, describe una de las pinturas de Grünewald, concretamente las que el artista plasmó en su monumental políptico que creó para el altar de la abadía de Isenheim y, a su vez, representa simbólicamente un aspecto de sus luchas interiores. Grünewald se identificaba, en un principio, con los ideales revolucionarios de los campesinos de su época, que luchaban contra el poder del cardenal Albrecht von Brandenburg (por otro lado, mecenas del pintor), pero las mismas arbitrariedades cometidas por los insurrectos provocaban en su ánimo terribles dudas.
Comienza la obra utilizando el material de la obertura de la ópera. En su primer movimiento “Engelkonzert” (El Concierto de Ángeles), un coro de ángeles canta himnos por el nacimiento de Cristo.
El segundo movimiento, “Grablegung” (Entierro), tomado de un interludio de la escena final de la ópera, está basado en la pintura que muestra el entierro de Jesús. En esta escena, Grünewald se aparta del mundo, sumergiéndose en el universo privado del artista.
En el movimiento final, “Versuchung des heiligen Antonius” (Las Tentaciones de San Antonio), se describe la lucha entre el arte y el mundo exterior que se entabla en el alma del pintor. El movimiento lleva el lema: "¿Dónde estabas tú, mi buen Jesús, dónde estabas tú, por qué no me auxiliaste ni curaste mis heridas?". En esta escena de las tentaciones, las dudas y deseos de Grünewald, que tienen un paralelo con las del santo, avanzan hasta el punto culminante, emocionalmente hablando, de toda la obra. Hacia el final del movimiento, el canto del coral "En alabanza de Sión que nos salvará", la fe, se muestra vencedora. Ha superado las angustias y las dudas de San Antonio, las de Grünewald y quizá también las del propio Hindemith.

Termino con una reflexión ¿Por qué ese miedo de los dictadores ante el arte en general y el musical en particular? ¿No será que, quizá su habitual incapacidad para entenderlo, provoca que vean enemigos tras las rejas del pentagrama?

Sergiu Celibidache
Sergiu Celibidache (Roman, Rumania, 28 de junio de 1912 - La Neuville-sur-Essonne, Francia, 14 de agosto de 1996).