7 ene. 2015

La Virgen Negra

Francis Poulenc
17 de agosto de 1936. Pierre-Octave Ferroud, compositor y crítico francés, colaborador habitual de revistas musicales como Musique et theatre y Chantecler, muere decapitado en un accidente de automóvil. Francis Poulenc, conmocionado por la muerte de su amigo, cae en una fuerte crisis personal. 
En estos delicados momentos de su vida, Poulenc, intenta buscar alivio para su alma y decide emprender una peregrinación a Rocamadour. Allí, se encuentra una imagen de madera del siglo XII que ha sido centro de las devociones de millones de personas, entre las que se encuentran monarcas y nobles, dada su fama de milagrosa. Dicha imagen, se encuentra en un santuario en lo alto de una roca; y a dicho santuario, se accede a través de una escalinata que antiguamente era costumbre subirla de rodillas, haciendo el viacrucis. Se trata de la Virgen Negra de Rocamadour. Poulenc, refiriéndose a su peregrinación al hermoso Santuario de Nuestra Señora de Rocamadour, diría que se trató de una experiencia iniciática que transformó su vida.
Allí, delante de la imagen de la Virgen, tuvo una reconversión a la fe católica y como homenaje, compuso sus "Letanías a la Virgen Negra" para voces femeninas a tres partes y órgano. La sencillez de esta obra, reflejo de la propia experiencia vivida por Poulenc en el Santuario, posee una gran belleza y expresividad con un estilo modal convencional en el que el órgano impulsa el discurso con sus vehementes acordes cromáticos. 
Poulenc, como San Pablo, tuvo su caída del caballo en Rocamadour y nos legó, para disfrute nuestro, estas preciosas Letanías.

Litanies a la Vierge noire
The Westminster Singers.
City of London Sinfonia. Richard Hickox, director.

Señor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.
Dios Padre Creador, ten misericordia.
Dios Hijo Redentor del mundo, ten misericordia.
Dios Espíritu Santo, santificador,
ten misericordia de nosotros.
Trinidad Santa, un solo Dios,
ten piedad de nosotros.

Santa María Virgen, ruega por nosotros,
Virgen, reina y patrona, ruega por nosotros.
Virgen a la que Zaqueo el publicano nos dio
a conocer y amar.
Virgen a la que Zaqueo o san Amador
elevó este santuario, ruega por nosotros.
Reina del santuario que se consagra a san Marcial,
y en el que se celebran los santos misterios,
Reina cerca de la cual se arrodilló san Luis,
para pedir el bien para Francia,
ruega por nosotros.
Reina a la que Roldán dedicó su espada,
ruega por nosotros.
Reina cuya bandera ganó las batallas,
ruega por nosotros.
Reina, cuya mano rescató a los cautivos,
ruega por nosotros.
Nuestra Señora ante quien peregrina
le ofrece favores especiales.
Nuestra Señora, que destruye
el odio y la impiedad.
Nuestra Señora, a la que las personas
visitan como antaño,
ruega por nosotros.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten misericordia de nosotros.